ENTREVISTA A ZOW ORMAZABAL, AUTORA DE “515 KM”

Actualizado: 28 de oct de 2020



Zow Ormazabal (Santiago, 1992) es licenciada en Ingeniería Civil en Computación y diplomada en Estudios Globales por la Doshisha University. Aficionada a los deportes de resistencia, a las artes marciales y al aprendizaje de idiomas, escribió hace unos años la novela 515 km que bajo el título de Runner’s High ganó una mención en el Premio Roberto Bolaño 2016. El título 515 km hace alusión a la distancia que contempla el Ultraman, uno de los triatlones más exigentes del mundo que se realiza anualmente en Hawai. Los personajes de 515 km reflejan la entrega total e indiscutida hacia el deporte, llevando al límite la mente y el cuerpo.

Prontos al lanzamiento de su libro, le hicimos un par de preguntas sobre la contingencia, el deporte y sus influencias para escribir la novela.

Primero nos gustaría saber cómo te has sentido durante esta pandemia, qué has hecho y qué no has podido hacer debido a la cuarentena y los resguardos sanitarios que se han tomado.

Aproveché la cuarentena para terminar mi carrera en la universidad sin muchas distracciones y poder estudiar más chino. Además, he podido avanzar con otra novela que tenía en pausa hace bastante tiempo. Lo que no he podido hacer mucho, irónicamente con respecto al tema del libro, es andar en bicicleta, correr y nadar. Sin embargo, esto me ha permitido explorar otro tipo de prácticas deportivas que puedo hacer en casa y "deslesionarme" de algunos desgarros que tenía por sobreexigirme y no respetar los descansos adecuados.

¿Cómo fue el camino de 515 km hasta convertirse en libro? ¿Nos podrías hablar un poco de eso?


515 km partió como un proyecto de verano. Fue un periodo especial donde me dediqué cien por ciento a entrenar triatlón y cuando llegaba de entrenar me ponía a escribir. Mi intención inicial era una cruza entre los animés de deporte que me motivaban y los audiolibros que escuchaba al correr. Sin embargo, quería ver una historia donde los protagonistas no fueran niños compitiendo en un interescolar, sino que el deporte fuera algo que los acompañara a lo largo de sus vidas y no se quedara olvidado en una sola competencia.


La narrativa deportiva es escasa en la literatura chilena. Sorprende encontrar un libro que hable de esto y con la contundencia de 515 km. ¿Cuáles fueron tus principales influencias para construir la novela?


Mis principales influencias fueron la gente que veía entrenar o competir a mi alrededor, así como mis propias experiencias también. Confieso que varios de los personajes surgieron de un menjunje de conversaciones escuchadas en camarines y competencias. Como mencioné antes, otro factor influyente fue mi afición por las series japonesas de deporte. Busqué por todos lados alguna sobre triatlón, pero no había, así que me sentí obligada a escribir algo sobre este deporte.

Por otro lado, me encanta leer memorias de deportistas y exploradores. Desde que leí De qué hablo cuando hablo de correr de Murakami, hace como diez años, que me llené de ganas de escribir algo sobre deportes de resistencia. Cada testimonio de deportista que leí hizo que me nutriera de las experiencias de los atletas que admiro y me impulsara tanto a subirme a la bicicleta, como a explorar escenarios mágicos y distantes, participando por proxy en las carreras legendarias que cursan los personajes de 515 km.


En 515 km está la intención de reconstruir una ruta por los triatlones de Estados Unidos más importantes hasta llegar al Ultraman, una de las carreras más duras del mundo. ¿Por qué te interesaste por esta rama de los deportes? ¿Cuál crees tú que es el lugar del triatlón en Chile?

En general me gustan los deportes de resistencia, por lo que practicaba natación, ciclismo y trote por separado. Un día recordé historias de conocidos míos que practicaban triatlón y se me ocurrió aventurarme en este deporte. Es una actividad muy absorbente, ya que requiere seguir una rutina seudo-monacal de levantarse temprano y entrenar muchas horas al día, lo que te da también un gran tiempo de introspección, que en mi caso desembocó en imaginar las historias de los personajes de la novela.


El triatlón en Chile sigue siendo un deporte de nicho, aunque cada vez más popular. Supongo que todavía no se masifica más por la alta barrera de entrada en términos de implementos y los precios cada vez más altos de las carreras, al menos para mí fue así. Es algo que no me agrada mucho y me gustaría que más gente pudiera probar los deportes de resistencia solo por lo entretenidos que son, sin sentir que la única forma válida de hacerlo es inscribiéndose en una competencia ni comprando la bici más liviana para poder hacerlo. A mi juicio lo más importante es la motivación para desafiar nuestros propios límites y encantarnos con el deporte, sea el triatlón o cualquier otro, no necesariamente enfrascarnos en hacer un tiempo determinado en una prueba.


115 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

 

#Riquelme s/n, Limache, Chile | F: +569 91385506 | editores.provincianos@gmail.com